Piérdete entre bosques de negro y naranja

Valle de Bravo, Estado de México

  • LGTB

  • Backpack

  • Familiar

  • Pareja

Alexxx

Cada año, en el mes de octubre, los bosques de Michoacán y el Estado de México se alistan para recibir millones de mariposas monarca provenientes de las heladas montañas canadienses. 

Estos coloridos insectos, que de frágiles no tienen nada, recorren alrededor de 5 mil kilómetros de trayecto para posarse sobre los árboles de oyamel mexicanos, en el Santuario Piedra Herrada, que se ubica en las afueras de Valle de Bravo, sobre la carretera que conduce a Los Saucos.


CAMINA HACIA EL SANTUARIO

Para llegar a este espacio, puedes subir a pie, en una caminata de veinticinco a cuarenta minutos a través del bosque hasta llegar al lugar donde reposan las mariposas. Si hay sombra, se mantienen juntas en las ramas de los árboles, pero si te toca un día soleado, podrás verlas cientos de ellas revoloteando entre los árboles. 


SUBE A CABALLO

Si prefieres subir montando un caballo, lo puedes hacer en compañía de un guía. La última parte, la más empinada la haces a pie, para no molestar a las viajeras y respetar el entorno. 


DISFRUTA EL SANTUARIO RESPETUOSAMENTE

El privilegio de presenciar este maravilloso fenómeno conlleva respetar el entorno natural para asegurar la tranquilidad de las viajeras color naranja. Sólo hay que seguir un par de reglas muy simples: no colectar especies de flora y fauna, no salir de los senderos marcados para los recorridos, mantener silencio en el núcleo del santuario y, por supuesto, no arrojar basura.